PELIGROS: ¿CÓMO IDENTIFICARLOS?