“El Fusarium necesitó de US$2,5 millones”